Gatos y toda la información sobre los gatos - elMundoGatos.com
Por qué los gatos suelen desgarrar la tela de su sillón favorito

¿Por qué los gatos suelen desgarrar la tela de su sillón favorito?

Lo primero que pensamos es porque los gatos se afilan las uñas. Esto es cierto, aunque no se las afilan de la manera en la que la mayoría de las personas pensamos, como por ejemplo cuando se afila un cuchillo. Lo que ocurre realmente, es que el animal frota las uñas contra una superficie para deshacerse de las capas viejas y dejar paso a unas nuevas uñas brillantes que se encuentran debajo. Este hecho se parece más a cuando la serpiente se muda de piel que a cuando se afila un cuchillo de cocina. A veces, cuando alguien pasa la mano por el mueble que el gato ha estado arañando, encuentra lo que cree ser una uña arrancado y teme que el animal se haya lastimando. Pero, “la uña arrancada” no es otra cosa que la capa vieja que estaba preparada para ser eliminada.

Los gatos no frotan las patas traseras sobre una superficie para afilarlas, sino que emplean los dientes para morder las capas viejas de las uñas de atrás. Una segunda función de las patas delanteras es el ejercicio y fortalecimiento del mecanismo de retracción y protrusión de las garras. Una función vital para capturar a las presas, trepar o luchar contra los rivales.

Una tercera función, desconocida para la inmensa mayoría de la gente, es la de marcar territorio por los olores. Los gatos tienen unas glándulas odoríferas en la parte inferior de las garras delanteras se liberan cuando las frota fuertemente contra la tela del mueble donde anteriormente ha clavado las uñas. Al suavizar el ritmo del frote, usando la garra izquierda y posteriormente la derecha, el olor se adhiere a la superficie de la tela marcando así su firma personal. Por este motivo, nuestro sillón favorito es el que más sufre, porque el gato lo que hace es impregnar con su propio olor el lugar donde impera la fragancia humana.

Algunas personas compran un costoso poste cuidadosamente impregnado con nébeda en las tiendas de animales domésticos y acaban decepcionadas tras comprobar que el gato ignora el valioso accesorio y vuelve al mueble. Es más efectivo colgar del poste una viaje y sudada camiseta, pero si un gato ha elegido un sillón u otro mueble de la casa como su lugar para “limarse las uñas”, es muy difícil alterar ése hábito.

Como último recurso, algunos dueños de gatos recurren a la cruel práctica de quitarle las uñas. Este hecho produce no sólo daños físicos, sino que también causa daños psicológicos porque le limita algunas ventajas como la de trepar, cazar o relacionarse socialmente con otros felinos. Un gato sin uñas no es un verdadero gato.

Resumen
Fecha
Guía
¿Por qué los gatos suelen desgarrar la tela de su sillón favorito?
Valoración
5

Comentarios

Comentarios