Gatos y toda la información sobre los gatos - elMundoGatos.com
gato Maine Coon

Maine Coon

Personalidad

Ninguna raza ostenta el monopolio de cariñosa o afectuosa, pero ha de existir un buen motivo por el que los Mancoons se han abierto camino desde la práctica extinción hasta el preciado segundo puesto en la lista de las razas más populares de América. (de acuerdo a los registros de la Asociación de Aficionados Felinos).

Los apasionados de esta raza afirman que dicha popularidad se debe al gran tamaño, inteligencia, profuso pelaje, robusta constitución y devoción hacia su familia humana.
Aunque los Maine Coons son afectuosos, juguetones, y amorosos con sus humanos escogidos, pueden ser reservados con las personas con las que aún no se hayan familiarizado. Con el tiempo, sin embargo, hasta los más desconfiados se adaptan a nuevas personas.
Tal como corresponde a un buen marino, estos gatos están fascinados con el agua, seguramente porque su recio pelaje es repelente al agua y no acabará incómodamente empapado tan fácilmente.

Historia

Los Coons de Maine, Maine Coons o Mancoons, al igual que el Gato Americano de Pelo corto, son considerados nativos americanos porque han estado en este continente desde la época colonial, y tal vez antes. Cómo llegaron al continente americano y de dónde procedían sus primeros cuidadores son dos cuestiones difíciles de determinar, ya que ningún colono de la época disponía de una cámara de video para registrar el momento.

Existen multitud de historias acerca del origen de la raza (algunas más creíbles que otras), pero encontrar una prueba sólida es más complicado que bañar un gato. Una de las historias defiende la teoría de que la raza es un híbrido entre gato y mapache doméstico, lo que explicaría el nombre de Maine Coon. (en inglés, mapache es “racoon”). A pesar de que tanto los mapaches como los gatos de Maine Coon gozan de largas y exuberantes colas, así como la tendencia a remojar su comida en el agua de beber, una unión de este tipo es biológicamente imposible.

Otra anécdota, improbable pero al menos dentro de lo posible, sostiene que el Maine Coon fue el resultado de una cita entre un gato doméstico y un gato montés, lo que explicaría los penachos de pelo en las orejas y al final de las patas, así como el impresionante tamaño de los ejemplares.

Otra historia, más imaginativa, proclama que los Maine Coons son descendientes de gatos de Angora que pertenecieron a María Antonieta. Los gatos de la reina y otras pertenencias fueron llevadas a América por un capitán de navío llamado Clough, que estaba planeando rescatar a la dama de su cita con la guillotina. Desafortunadamente, la reina perdió su cabeza y los gatos se quedaron al cuidado de Clough en Maine.

La última, pero no por ello la menos importante, es la historia de un capitán de barco llamado Coon que en el siglo XVII trajo gatos Persa con él en sus incursiones a la costa noreste americana.

Esta última tiene al menos visos de realidad. Los marinos que usaban gatos para controlar la población de roedores en sus naves, probablemente llevaran más de un bucanero peludo con ellos al Nuevo Mundo. Alguno de estos bucaneros, fácilmente saltaría a tierra al alcanzar la costa y se establecerían en las granjas y graneros de los primeros colonos. Dado que el clima de Maine es más bien severo, aquellos años iniciales tuvieron que ser duros tanto para gatos como para humanos. Únicamente las razas más fuertes y con mayor capacidad de adaptación sobrevivirían. A través de la selección natural, el Coon de Maine llegó a hacerse con un denso pelaje resistente al agua y una robusta constitución.

Dejando a un lado la cuestión del origen, el Coon de Maine fue una de las primeras razas en ser reconocidas por los apasionados de los gatos de finales del siglo XIX, y pronto se convirtió en una de sus favoritas. El señor M.R. Pierce, propietario de Maine Coons ya en 1861, anotó en el Libro del Gato el hecho de que un Maine Coon atigrado llamado “Leo” resultó premiado como Mejor Gato en la Muestra Felina de Nueva York de 1895, resultando asimismo premiado en Boston en las ediciones de 1897, 1898, y 1899.

De todos modos, a principios del siglo XX, a medida que se iban introduciendo nuevas y más exóticas razas al país, los aficionados felinos de la época dejaron de lado su interés por los Coons de Maine, reemplazándolos por gatos de Angora, Persas, etc. Hacia 1950 la raza estaba cerca de desaparecer.

Afortunadamente, un pequeño grupo de cuidadores evitó esta desaparición, creando Muestras exclusivamente para gatos Maine Coons y en 1968 se fundó la Asociación de Criadores y Aficionados a los Mancoons. Las otras asociaciones, que habían rechazado al Maine Coon, tuvieron que readmitirlos en sus campeonatos y hoy en día el gato Coon de Maine goza de nuevo de su antigua popularidad.



Conformación

Dentro de las razas domésticas, es una de las más grandes, dado que un macho adulto puede pesar entre 12 y 18 libras, mientras que las hembras “sólo” llegan a pesar entre 10 y 14 libras de media. De lento crecimiento, este gato tarda entre tres y cuatro años en alcanzar la madurez. Aunque la piel acostumbra a ser atigrada castaña, encontramos ejemplares en una amplia gama de colores.

El recio pelaje adaptado a cualquier clima, más corto en los hombros que en el estómago y los muslos, da la sensación de que el gato sea aún mas grande de lo que realmente es. La sensación al tacto es más bien sedosa, de modo que no se enreda con la facilidad con la que lo hace el pelaje de otros gatos de pelo largo. Sus cuidadores recomiendan que se les cepille un par de veces por semana con un buen cepillo metálico.

Precio gatitos

Entre 400€ y 700€.

Características de gato Maine Coon

General El Coon de Maine es sólido, robusto y puede soportar duras condiciones climáticas. Particularmente distintivo es su pelo abundante y suave.
Cuerpo De mediano a grande, musculoso, de amplio pecho y cuerpo alargado para llegar a conseguir una equilibrada apariencia rectangular.
Cabeza De mediana anchura y altura, hocico cuadrado y altos pómulos. Firme mentón y nariz alargada, ligeramente cóncava de perfil.
Orejas Grandes, bien provistas de graciosos mechones de pelo, anchas en la base, se van haciendo cónicas hasta adoptar una forma puntiaguda. Altas y bien separadas.
Ojos Grandes y colocados a una buena distancia,ligeramente oblicuos, ya que se inclinan hacia la base externa de las orejas. De colores que pueden ser de una gama de dorados, verdes, cobrizos… Aunque se pueden encontrar ejemplares de ojos azules y otras rarezas en gatos blancos, por ejemplo. No se han encontrado concordancias significativas entre el color del pelo y el de los ojos.
Cola Larga y ancha en la base, se va haciendo más fina hacia la punta, con pelo largo y ondulante.
Pelaje Pesado y abundante, sedoso y con una grácil caída; más corto en los hombros que en la panza y los muslos; cuenta con un atractivo collar peludo.
Color Casi todos los colores y formas atigradas, excepto los pelajes moteados que podrían inducir a pensar que dichos ejemplares han sido cruzados con otras razas.
Descalificacione Estructura ósea frágil, mentón caído, ojos cruzados, cola retorcida, bultos, medallones, manchas.
Cruces Admisibles Ninguno.

Fotos de gato Maine Coon



Resumen
Fecha
Guía
gato Maine Coon
Valoración
5

Comentarios

Comentarios